martes, 25 de junio de 2019

Antonio García Peris

Antonio García fue un fotógrafo español (nacido el 7 de enero de 1841 en Valencia, donde falleció el 1 de julio de 1918) que llegó a ser uno de los fotógrafos valencianos más emprendedores y prestigiosos de su tiempo. Fue durante años el fotógrafo favorito de la burguesía local y trabajó para empresas e instituciones valencianas, obteniendo diversos premios que culminarían con la medalla de oro en la Exposición Nacional de Fotografía de 1905 organizada en el Ministerio de Fomento por los profesionales del gremio.


Antonio García Peris
Antonio García Peris



Biografía

Antonio García Peris nació en una modesta familia, su padre era sastre, y se formó como pintor en la Escuela de Bellas Artes de Valencia dedicándose, una vez terminados sus estudios, a pintar durante 2 años escenografías para el Teatro Principal de la misma ciudad, ​bajo las órdenes del pintor escenógrafo Baldomero Almejún, que también era fotógrafo y le enseñó la técnica fotográfica.

En 1862 abrió, junto a Hipólito Cebrián, su primera galería fotográfica. Tres años después, Antonio abrió ya un estudio propio donde su  trabajo en el retrato en la década de los 70 le reportó un importante prestigio profesional, buena posición social y notable fortuna, lo que le permitió comprar el edificio y abrir un nuevo y lujoso gabinete en 1878.​ Algunos de sus retratos más notables y conocidos son los que hizo a Sorolla, aunque también posaron para él los hermanos Mariano y José Benlliure, Antonio Cortina Farinós, María Guerrero, Frascuelo, Pastora Imperio y un largo etcétera de la burguesía y de ciudadanos normales de la ciudad.

A partir de los 80, también fotografió fábricas y maquinaria y realizó reportajes de los eventos comerciales más importantes de la ciudad, creando dos álbumes, uno para una exposición de motores de riego en 1880 y otro sobre la Exposición Regional de 1883. También hizo un amplio álbum para recordar el paso de la Reina Regente por Valencia en 1888, recogiendo imágenes de los arcos erigidos en honor a la Familia Real y las vistas de los edificios más importantes de Valencia. Hoy se conserva el ejemplar lujosamente encuadernado que la Diputación de Valencia envió a la soberana en el Archivo del Palacio Real.

Le tocó vivir en el periodo de desarrollo y auge de la fotografía. Su actividad fotográfica se prolongó alrededor de 50 años y abarcó desde el retrato de toda la escala social y de su familia hasta el reportaje institucional e industrial, pasando por la realización de postales y las colaboraciones periodísticas en revistas locales y nacionales como Blanco y Negro.

En su estudio entró a trabajar como iluminador y retocador un jovencísimo Joaquín Sorolla cuando era estudiante de arte. Antonio le acogió en su casa, le dio una pensión mensual, un lugar para trabajar... Fue también su amigo y mentor, le introdujo en los círculos artísticos de la época y más tarde se transformó en su suegro (al casarse Sorolla con Clotilde, segunda hija del fotógrafo). Contribuyó en gran medida a elaborar la imagen pública del pintor a partir de una larga serie de retratos fotográficos del artista y de la reproducción de sus cuadros. Sorolla también pintó varios retratos de su suegro.

En 1903 fue presidente de la Unión Fotográfica Valenciana. Obtuvo diversos premios que culminaron con la Medalla de Oro en la Exposición Nacional de Fotografía de 1905 en Madrid. El mayor volumen de su obra se dio por perdido tras el cese de la actividad de su negocio. Gracias al hijo de Pascual Boldún, sucesor de García, se conservan 104 negativos de gelatino bromuro sobre placas de cristal en el Archivo de la Diputación de Valencia.



Referencias



Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario