viernes, 17 de enero de 2014

David Octavius Hill

David Octavius Hill fue un fotógrafo y pintor escocés (nacido en Perth, Escocia, el 20 de mayo de 1802 y fallecido el 17 de mayo de 1870) que ha pasado a la historia por sus impresionantes calotipos de retratos fotográficos (modelos y tipos callejeros) y que también cultivó otros géneros como el paisaje y los monumentos arquitectónicos.

 

 

Miss Fillaus. David Octavius Hill

Miss Fillaus. David Octavius Hill

 

 

La superficie rugosa, y la textura desigual a lo largo de la imagen son las características principales del calotipo y no el detalle, como en el proceso del daguerrotipo. Y esto es su razón de ser. Se parecen (los calotipos) a la obra imperfecta del hombre, y no a una versión muy disminuida de la obra perfecta de Dios.

 

 

 

Biografía

David Octavius Hill fue a estudiar en la School of Design en Edinburgh, donde aprendió litografía y produjo Sketches of Scenery in Perthshire, que se publicó como álbum. Sus pinturas de paisajes se mostraron en la Promotion of the Fine Arts de Escocia y también trabajó en la ilustración de libros. En 1836 la Royal Scottish Academy comenzó a pagarle un salario como secretario y pudo casarse con su novia Ann Macdonald al año siguiente, pero ella después del nacimiento de su hija quedó inválida. Hill continuó haciendo encargos de ilustraciones y pinturas de paisajes.

David Octavius Hill está considerado como el padre del retrato fotográfico, junto a Robert Adamson. Su gran obra son los calotipos realizados de los padres de la Iglesia escocesa. En el año 1843 se produjo la separación de ésta de la Iglesia inglesa, recibiendo Hill el encargo de realizar una pintura de la asamblea fundacional lo más fielmente posible.

Dada cuenta de la imposibilidad de reunir a los 474 ministros de la Iglesia decidió asociarse con Robert Adamson quien había trabajado como asistente de William Fox Talbot (y que fue el primer calotipista profesional de Edimburgo), para retratar a cada uno de los miembros de la Iglesia por separado, para más tarde realizar la pintura con estos retratos. En el trabajo conjunto de la pareja, Hill era el director artístico y Adamson operaba la cámara y realizaba el trabajo químico.

A la muerte de Adamson en 1848 habían conseguido reunir unas 3.000 fotografías en sus 4 años y medio de trabajo conjunto; sin embargo Hill abandonó el proyecto para volver a dedicarse a la pintura. En el año 1866 logró finalizar en pintura a los padres de la Iglesia Escocesa, una obra que carece del valor artístico de los retratos individuales captados en los calotipos, que conseguían una naturalidad en las poses y gestos que no se encontraban en los daguerrotipos de la época, ya que se prescinde en ellos de cualquier tipo de artilugio y poses forzadas para mantener sin moverse a los modelos en su larga exposición.

Su extraordinaria reputación es póstuma, tras el descubrimiento y publicación de su obra en el decenio de 1890. Su obra y la de Robert Adamson aparecieron en la mítica revista Camera Work.

En su honor se estableció en 1955 un premio otorgado por la Deutsche Akademie Fotografische, que se otorga cada 3 años.

 

 

 

 

Referencias

 

 

Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada