miércoles, 24 de agosto de 2011

Ruven Afanador

Ruven Afanador es un célebre fotógrafo colombiano (nacido en 1959 en Bucaramanga, Colombia, vive en Nueva York) que es uno de los fotógrafos de personajes y moda más cotizados del mundo, un talento de extraordinaria imaginación, poderosa visión y profundo sentido de sí mismo. Su extensa obra se distingue por un opulento clasicismo avivado por un punto de vista irreverente y un asombroso lenguaje visual, iluminado por la extravagante emoción de su herencia latinoamericana, matizado por una exquisita elegancia.

 

 

(c) Ruven Afanador

Desde mi primera toma supe que la fotografía era mi pasión. Fascinado, dediqué todo mi tiempo a desarrollar mi forma de mirar.

 

 

Biografía

Nació en Bucaramanga, la ciudad de los parques, situada en una meseta elevada sobre el Río de Oro, rodeada de majestuosas montañas. Vivió allí hasta la adolescencia, en un mundo encantado que dejó una profunda huella en su obra.

Del tierno recuerdo de su madre cepillando su lustrosa cabellera frente a un espejo, sintiendo ingenuo placer en su innegable belleza, trazó la curiosa noción de formidable fuerza femenina que la señala; en la infinidad de desfiles de moda a los que asiste asiduamente, descubre a la mujer irresistiblemente seductora, sujeto y objeto de su lente; en el elegante porte de los airosos hombres bumangueses que pasean por sus parques, vislumbra la sorprendente delicadeza masculina que la caracteriza; y, el elaborado ritual de las ceremonias religiosas que marcaban todas las fiestas, aún permea sus montajes con simbólico misterio. Es una niñez romántica en la que pasa horas de ocio creando viajes imaginarios a lejanos lugares, nutriéndolos con lecturas de libros de aventuras y cuentos fabulosos de aquellos que retornaban de tierras remotas, mitos que luego aparecen en maravillosas secuencias fotográficas.

A la edad de catorce años, Afanador se trasladó a los Estados Unidos para asistir a un colegio en el estado de Michigan, en el corazón del país. Un mundo totalmente ajeno que despierta su curiosidad y le abre los ojos a infinitas posibilidades. Estudió arte y descubrió el hechizo de la cámara.

En 1987, Afanador viajó a Milán para afinar su técnica y enriquecer su estética. Al carecer de un estudio en esa ciudad, se vio forzado a fotografiar al aire libre. En calles y callejones, en escalinatas de iglesias y palazzos, aprende a enmarcar imágenes en escenarios de rica textura, un enfoque de alto concepto artístico que mantiene hasta hoy. En Italia, descubre la modelo que será su prototipo: no tan hermosa como interesante, de cuello y brazos cincelados, y el torso largo por siglos favorecido por pintores. Allí también encontró el singular arquetipo masculino de rasgos clásicos, y la seductiva indolencia, exquisitamente femenina, que identificará su obra.

Llegó a Nueva York en 1990 con un impresionante portafolio y deslumbró al mundo de la moda con la publicación de estupendas fotografías en blanco y negro de unos jóvenes Ruben e Isabel Toledo en la prestigiosa revista Connosieur. Captó la atención de editores en Nueva York y Europa que solicitaron su trabajo para editoriales de moda y campañas publicitarias. Ese mismo año, Afanador fotografió a Gabriel García Márquez en Ciudad de Méjico para la revista del periódico Los Angeles Times y con ese mágico retrato del escritor con su ruana, comenzó a destellar su obra como retratista. Como tal, se destaca por sus soberbios retratos de los íconos de la actualidad. Fotografía las bellezas emblemáticas y las poderosas figuras masculinas de los mundos del arte, literatura, música y cine, penetrando esos elaborados personajes con su agudo lente, para revelar su guardada esencia. Su obra aparece en las revistas de moda y celebridades más importantes del mundo. Durante más de una década, desarrolló una íntima relación con los editores del New York Times Magazine y The New Yorker, que retan y alimentan su especial talento para convertir a la persona en personaje y al personaje en persona, con interesantes comisiones en las que su sutileza como retratista despliega sus más acertados logros.

Sin embargo, es en sus tres libros en los que la singularidad de su genio artístico, su impar estética y el erotismo que la subraya, se hacen espectacularmente evidentes;

  • El primero, Torero (Stemmle, 2001), es una magnífica colección de retratos en blanco y negro de matadores de España, Méjico, Colombia y Perú, con prólogo de Héctor Abad Faciolince. Es en este libro, hoy cotizado por coleccionistas internacionales, que Afanador define su estilo como retratista, volcando su admiración por la belleza masculina y aplicando las extravagantes convenciones de la fotografía de la alta costura, a la exquisita mezcla de audacia varonil y fuerza femenina peculiar al torero.
  • En Sombra (Merrell, 2004), su segundo libro, con prólogo de Jean Paul Gaultier, profundiza ese estilo retratando desnudos masculinos en poses inspiradas por los gestos y el movimiento del ballet clásico, empleando técnicas fotográficas del siglo diecinueve.
  • En su libro más reciente, Mil Besos (Rizzoli, 2009), con prólogo de John Galliano, celebra las mujeres del flamenco en un mundo de sol y sombra, y una vez más rinde homenaje a la tradición romántica de la cultura española, retando definiciones de género y belleza, planteando un asombroso poder femenino con deslumbrada imaginación.

Hoy, Afanador vive y trabaja en Nueva York, rodeado de aquellas imágenes que colecciona de legendarios fotógrafos que han inspirado y alimentado su visión. Pasa gran parte de su tiempo en Madrid, Paris, Londres y Los Ángeles. En esas capitales, continúa realizando su obra de espectaculares editoriales de moda y espléndidos retratos para destacadas revistas
internacionales, moviéndose en los mundos de poder y glamour, siempre acompañado de un leal equipo de asistentes y estilistas.

En 2008 realizó el cartel anunciador de la XV Bienal de flamenco de Sevilla, y exhibió su serie Mil Besos de gran formato en la Avenida de la Constitución durante la Bienal. Ruven se la regaló a la ciudad y ha viajado a Granada, Córdoba y Cádiz en España y también a Buenos Aires.

Este agosto ha retornado a Colombia a presentar Yo Seré tu Espejo ... Ruven Afanador: 80 Retratos, una retrospectiva de su obra como retratista en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, del 25 de agosto a 9 de octubre, una ocasión de inigualable significado profesional y personal. Además de la profunda emoción y el honor especial de ser reconocido en su tierra natal, fue en este museo donde, en 1992, Afanador exhibió su obra por primera vez en Colombia; y ha sido Gloria Zea, su directora, una temprana y constante fuente de aprecio, ánimo y apoyo. La exhibición, 80 fotografías de personajes seleccionadas por él mismo especialmente para ésta, abarca de la década de los ochenta hasta el presente, y será donada por el fotógrafo a la colección del museo, donde generaciones de colombianos podrán ver, en las palabras de Héctor Abad Faciolince , “todo lo que ha descubierto el ojo deslumbrante de Afanador con magia nueva”.

 

 

Referencias

 

 

Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada