jueves, 1 de noviembre de 2012

Deborah Turbeville

Deborah Turbeville es una fotógrafa estadounidense (nacida en Boston, Massachusetts, en 1938) pionera en saltar de la fotografía de moda a las galerías de arte. Ha sido una de las fotógrafos de moda más importantes y reconocidas desde mediados de los 70.

 

 

© Deborah Turbeville

© Deborah Turbeville

San Petersburgo es el lugar donde la historia ha llegado a su fin, como un tranvía inmovilizado en el hielo.

Después de hacer la imagen, la destruyo.

La idea de la desintegración es realmente el núcleo de mi trabajo.

 

 

 

Biografía

Su madre la describía como "una niña tímida y asustadiza". A los 19 años, con la idea de trabajar en el teatro, se mudó a Nueva York, aunque terminó trabajando para el diseñador Claire McCardell (el diseñador que puso el jersey de lana en la pasarela). En esta ciudad comenzó su carrera como editora de moda en Harper's Bazaar (1963) junto al editor de moda Marvin Israel y el equipo de fotógrafos de la revista: Diane Arbus, Richard Avedon, Hiro, …

Hizo sus primeras fotos en Yugoslavia en 1966, pero eran bastante borrosas. Se las mostró a Avedon, al que le gustaron con desenfoque y todo, y él le enseñó la técnica fotográfica. No pasó mucho tiempo para que se diera cuenta de que su corazón estaba en la fotografía, y ya no ha dejado de hacer fotos desde entonces.

Fue en esta época cuando descubrió que girando la óptica de la cámara todos los elementos se trasladaban al "mundo del desenfoque". Éste es uno de los grandes hallazgos que se le otorgan.

Como fotógrafa de moda es la antítesis de Helmut Newton; sus imágenes son "mercancía dañada" y su fotografía se asemeja a Francesca Woodman.

El trabajo que le dio renombre internacional fue el encargo Bathhouse de la revista Vogue en 1975. Las modelos aparecían apenas vestidas, lánguidas, mojadas, con una apariencia desaliñadamente kitsch, con la sensación de encontrarse en algún lugar del pasado.

En una temporada que vivió en París en los 80, salía a la calle todos los días de 6 a 8 de la tarde en plan voyeur.

Vive a caballo entre Nueva York y México y todos los años pasa unos meses en San Petesburgo (Rusia) ciudad que inspira a Turbeville como ninguna otra, y en la que ha dado conferencias y clases.

Ha trabajado para casi todas Vogue, ha hecho anuncios para Ungaro, ensayos fotográficos para Harper’s Bazaar y ha retratado a Julia Roberts para la revista del New York Times.

En 2007, viajó con su cámara por Europa, "robando" preciosas instantáneas de personas y lugares, captando "realidades" que solo ella puede ver.

Su trabajo continúa atrayendo y excitando. Los artistas jóvenes buscan su dirección, consejo, sabiduría y sus siempre jóvenes perspectivas sobre la forma en que visualiza la vida.

Ha recibido diversos premios como el Lucie, el ICP Infinity Award, el Alfred Eisenstaedt Award y el  Fashion Group Lifetime Award en fotografía de moda. 

 

 

 

Referencias

 

 

Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada