miércoles, 27 de enero de 2010

Manuel Álvarez Bravo

Manuel Álvarez Bravo fue un cineasta y fotógrafo mejicano (nació en México D.F. en el año 1902 y murió en 2002) autodidacta cuyos trabajos destacan por la belleza y la sencillez característica de la fotografía en blanco y negro, al tiempo que transportan al espectador al mundo de lo simbólico. Es considerado como el fotógrafo más influyente de la plástica mexicana del siglo XX.

 

(c) Manuel Álvarez Bravo

© Manuel Álvarez Bravo

 

Dicen que mi fotografía es poética. Yo siento que en la expresión uno puede tener momentos de cierto acercamiento poético que no tienen otras circunstancias cotidianas.

 

 

Biografía

Comenzó su carrera en los años veinte. En 1925 ganó el primer premio en una competición fotográfica en Oaxaca. Dos años más tarde regresó a su ciudad natal y donde conocería a Tina Modotti, quien le introdujo en el ambiente intelectual y cultural de capital mexicana. La fuerza, la clase y el extraño atractivo de sus fotos han influido desde siempre en otros artistas.

Hasta su exposición de 1971 en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA), Álvarez Bravo no fue conocido por el gran público. La calidad de sus obras, fácilmente identificable, obtuvo un reconocimiento general reflejado en el aumento de sus admiradores.

Alvarez Bravo retrató a los pintores muralistas Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros. En 1930 trabajó como fotógrafo de la película Que Viva México, de Serguéi Eisenstein. Desde 1930 trabajó como fotógrafo independiente y profesor de fotografía en su propio estudio.

Alvarez Bravo usaba una cámara Graflex, una réflex de gran formato con una sola lente, cuyo funcionamiento es similar al de una cámara oscura. El fotógrafo ve la imagen que pretende tomar a través de un cristal esmerilado, ya que son cámaras que carecen de visor, y en las que, al realizar la impresión del negativo, se retira el cristal dejando el anterior. Estas cámaras, que por su gran tamaño se usan con trípode, eran las favoritas tanto de los fotógrafos mexicanos callejeros como de los profesionales, que tardaron en aceptar el uso del formato de negativo en 35mm porque consideraban que era poco profesional.

La obra de Álvarez Bravo ha sido exhibida en más de 40 exposiciones, tanto individuales como colectivas, y se encuentra en las colecciones de los más importantes museos, como el George Eastman House, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) y el Pasadena Art Museum. En 1974 le concedieron el Sourasky Art Price y en 1975 el Premio Nacional de Arte (México).

 

 

Referencias

 

 

Video

Y para finalizar un video muy corto:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada