Ai Futaki es una apneista y fotógrafa japonesa (nacida en Kanazawa) que utiliza el buceo libre como una herramienta para convertirse en el puente entre el mundo submarino y el mundo humano, compartiendo la armonía, la belleza y la simbiosis con el agua.

 

© Ai Futaki

© Ai Futaki

Soy parte del agua…, ser UNO con el agua.

Biografía

Ai Futaki  comenzó su vida alrededor del agua con tres años cuando hizo ya natación de competición en su ciudad natal de Kanazawa, en la costa oeste del Mar del Japón, en la isla de Honshu. Allí fue a una escuela cristiana en la montaña, donde acudían niños de todas las nacionalidades y culturas. En secundaria tuvo que cambiar a una escuela pública japonesa, con un sistema de educación más rígido, en el que enseguida vio que no encajaba.

Después de algunos años de estudiar cine y cine documental en lugares como Cuba y California, en 2003, se cruzó con el buceo en Honduras y comenzó su vida submarina. Pero cuando empezó a filmar documentales bajo el agua su equipo de buceo ahuyentaba a los peces, por las burbujas y el ruido que generaba.  En 2007, en Tailandia, un amigo le introdujo en el buceo libre y rápidamente se dio cuenta de que era la única manera de que ser natural bajo el agua. El buceo libre le permitía acercarse a los animales como si fuera uno de ellos.

Desde entonces, Futaki ha viajado por el mundo, buceando en algunos de los lugares más exóticos del planeta y con algunas de las criaturas más asombrosas, publicando sus aventuras y sus documentales en The Discovery Channel, Sony, NHK, el canal nacional de Japón, … Es embajadora de la campaña Ocean Commitment de la marca Blanpain, creadora del reloj más antiguo de buceo.

Tras regresar a Japón realizó un documental sobre las mujeres Ama-san, expertas de buceo libre que viven en comunidades aisladas cerca de su ciudad natal de Kanazawa. Estas buceadoras han utilizado el océano como su lugar de trabajo durante miles de años, buceando para capturar erizos de mar y perlas sin necesidad de equipos modernos. En 2012 Ai batió dos récords Guinness del mundo: nadar la distancia más larga en una cueva con una sola inhalación en dos modalidades: la primera mujer en alcanzar 100 metros con aletas y la primera persona del mundo en alcanzar 90 metros sin aletas, consiguiendo la suficiente atención para mostrar que los humanos y los animales pueden vivir en harmonía.

La plástica armónica de esta convivencia ha hecho que Futaki haya sido muy fotografiada en interacción con el mundo submarino, siendo modelo para libros y exposiciones de Issey Miyake y de Isabel Muñoz, por ejemplo. Hace unos años la fotógrafa española Isabel Muñoz buscaba para una sesión de fotos en Japón a una apneista que hiciera de Amaterasu, la diosa del sol y de la luz y se encontró con Ai que hablaba castellano por haber estudiado en Cuba y vivido en México. Isabel la invitó a que perfeccionara su técnica fotográfica y ha comisariado su exposición Naka – Ima (Aquí y ahora)  en Espacio RAW en Madrid en 2019.

Cuando no está en el agua, Futaki celebra charlas y conferencias sobre nuestra conexión con los océanos, con el objetivo de cerrar la brecha entre la vida marina y el mundo humano, utilizando el buceo libre y los documentales como su medio de comunicación.

Referencias

 

Video