martes, 20 de marzo de 2012

Felice Beato

Felice Beato fue un fotógrafo inglés (nacido en 1833 o 34 en Corfú y fallecido el 29 de enero de 1909 en Florencia) fue uno de los primeros fotógrafos en captar imágenes en Extremo Oriente y uno de los primeros fotógrafos de guerra. También es famoso por sus trabajos de género, retratos, fotografías de vistas y panoramas de arquitectura y paisajes de Asia y de la región mediterránea.

 

 

FeliceBeato

Felice Beato

 

 

Biografía

Felice Beato o Felix Beato, nació en la isla de Corfú (actualmente Grecia, en aquellos momentos protectorado británico, aunque anteriormente fue de Venecia, por lo que parece que su ascendencia era italiana) y su primera relación conocida con la fotografía que conocemos es que compró su primera y única cámara fotográfica en París en 1851.

Se cree que conoció al fotógrafo inglés James Robertson en Malta en 1850 y lo acompañó a Constantinopla al año siguiente.

Con Robertson, que se casó con una hermana de Beato, y con Antonio, hermano de Felice y también fotógrafo montaron la sociedad comercial Robertson, Beato and Co., y realizaron expediciones fotográficas a Malta en 1854 o 1856 y a Grecia y Jerusalén en 1857.

En 1855, Beato y Robertson viajaron a Balaclava, Crimea, donde realizaron la cobertura de la Guerra de Crimea, continuando la tarea del fotógrafo inglés Roger Fenton que había dejado la zona. Fotografiaron también la caída de Sebastopol en septiembre de aquel año.

Reportero infatigable, a diferencia de Robertson, Beato continuó viajando por el mundo e hizo de los conflictos y rebeliones uno de sus objetivos. Después de fotografiar la rebelión de los cipayos en la India en 1857, donde se cree que por lo menos en una de sus fotografías tomadas en el palacio de Secundra Bagh, en Lucknow, desenterró o de alguna manera modificó restos esqueléticos de rebeldes indios para intensificar el impacto dramático de la fotografía, se marchó a China en 1860, donde retrataría los desastres causados por la Segunda Guerra del Opio.

Desde que desembarcaran en Hong-Kong, en marzo de 1860, no dejó de tomar fotografías de la ciudad y sus alrededores. Allí encontró a Charles Wirgman, caricaturista y corresponsal del Illustrated London News, y juntos viajaron con las fuerzas armadas anglo-francesas hacia la Bahía de Talien, luego a Pehtang y a los fuertes de Taku en la desembocadura de Peiho. Siguieron hacia Pekín hasta llegar al palacio de Qingyi Yuan. Las fotografías que a lo largo de todo el viaje realizó Felice Beato sirvieron de inspiración tanto a Wirgman como a otros grabadores corresponsales en la Guerra del Opio.

La muerte está presente en sus imágenes, como en la serie de fotografías de la toma del fuerte de Taku, pero tan solo en el caso de las víctimas del lado chino, ya que nunca fotografió a soldados británicos o franceses fallecidos.

Beato regresó a Inglaterra en 1861, pero antes de regresar retrató a Lord Elgin y al príncipe Kung, durante la Convención de Pekín el 18 de octubre de 1860, que puso fin a la Segunda Guerra del Opio.

En 1886, Beato llegó a Yokohama, donde iniciaría una etapa más comercial de su carrera, abriendo un estudio de fotografía con Charles Wirgman. En 1871, se unió a la expedición naval del almirante Rodgers en Corea, siendo una vez más un pionero, realizando las primeras fotografías de este país y de sus habitantes.

Tras vender la mayor parte de sus acciones a la firma Stillfried & Andersen, Beato se retiraría de la fotografía durante algunos años. En 1884 abandonó Japón (posiblemente arruinado al especular en el mercado de la plata de Yokohama).

Entre 1884 y 1885 fue fotógrafo oficial de los cuerpos expedicionarios a Sudán, mandados por el barón G. J. Wolseley. Lamentablemente, ninguna de las fotografías tomadas durante estas expediciones han llegado a nuestros días.

Tras un breve paso por Inglaterra puso rumbo a Birmania, donde abriría un nuevo estudio fotográfico en 1896 y después una ¿tienda de antigüedades?. Desde entonces y hasta su fallecimiento, no se sabe mucho de él, salvo que, finalmente, parece que murió en Italia.

Las características del trabajo de Felice Beato fueron:

  • dominar el complejo sistema de trabajo con el colodión húmedo,
  • una cuidada composición previa a la realización de sus fotografías, tanto en sus imágenes del frente, como en los retratos,
  • la reproducción de sus primeras copias: para ello fijaba con alfileres las primeras albúminas sobre una tabla y las volvía a fotografiar. Así, por una parte se aseguraba una copia negativa por si se rompía la placa original y, por otra, duplicaba el beneficio comercial en la venta de imágenes,
  • fue pionero en el coloreado a mano de copias y en la elaboración de panoramas,
  • la explotación comercial de sus obras,
  • existe alguna confusión, no sólo en su biografía, sino en la autoría de sus obras, con firmas conjuntas con su hermano y con las sociedades que formó y con las que compraron sus empresas, que reimprimieron parte de su archivo.

 

 

 

Referencias

 

 

 

 

Libros

 

 

 

Video

 

Felice Beato

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada