viernes, 1 de marzo de 2019

Gari Garaialde

Gari Garaialde es un fotógrafo vasco (nacido en Irún en 1972) que comenzó haciendo fotos a grupos de rock vascos, para luego trabajar como fotoperiodista en diversos medios de comunicación euskaldunes. Es miembro y cofundador del colectivo Bostok Photo.


© Gari Garaialde

© Gari Garaialde


Biografía

Gari Garaialde tuvo su primer contacto con la fotografía, como casi toda la gente de su época, a través de la vieja cámara familiar que se usaba principalmente para fotografiar las vacaciones, aunque en su caso le servía más para mirar a la gente a través de ella que para sacar fotografías. Unos pocos años más tarde ya aprendió a manejar la cámara, en un viaje que hizo a Inglaterra con la excusa de aprender inglés. Allí conoció el encanto de la luz roja y allí se sorprendió por primera vez al ver cómo aparecía la imagen en una hoja blanca. Después, empezó a jugar con la fotografía y llegaron los primeros trabajos: una colaboración aquí, un par de fotos allí, … y comenzó a hacer fotos para varias bandas de rock a principios de los 90.

En 1993 comenzó a trabajar como colaborador para la revista semanal ARGIA, y después de varios años tuvo la oportunidad de convertirse en fotógrafo de Euskaldunon Egunkaria, el único periódico escrito en lengua vasca en ese momento. En 2002, cuando se creó la agencia de fotografía Argazkipress, se unió a ella para trabajar como fotógrafo, donde permaneció hasta finales de marzo de 2013.

Desde 2015, colabora con Getty Images y Agence France Press y ha publicado su trabajo en diferentes periódicos como Gara, Berria, La Gaceta, El País, Der Spiegel, The Guardian, The Washington Post y Récord, entre otros.

Con la intención de retratar el mundo de una manera personal cofundó con un grupo de fotógrafos Bostok Photo, un colectivo que les permite ser responsables de sus propias decisiones.

Gari fotografió entre los años 2005-2009 los viajes que familiares y amigos de presos políticos vascos realizan semanalmente a la prisión  de Herrera de la Mancha, documentando los penosos trayectos de madrugada en furgoneta para llegar por la mañana a la visita. En 2017 este proyecto tomó cuerpo de libro con el nombre de Zu ikusteko (De camino a verte), donde trata el tema con empatía, intentando ser uno más de la expedición, haciendo las fotos con respeto, sin grandes ruidos.


Referencias



Libros


No hay comentarios:

Publicar un comentario