jueves, 18 de febrero de 2010

Felix Nadar

Gaspard-Félix Tournachon, más conocido como Nadar fue un fotógrafo, periodista, ilustrador y caricaturista francés (nacido en 1820 en Lyon y fallecido en París en 1910) que está considerado como el gran fotógrafo del siglo XIX.

Felix Nadar

"Ahora bien en mi humilde opinión, comenzar a vivir de una forma y por las circunstancias cualesquiera, no define el futuro de nuestras vidas, quizá quedarse sin trabajo, es la clave para encontrar nuestro destino; la derrotas y los fracasos al final sólo son trampolines, a nuevos y mejores espacios en el planeta todo es cuestión de saber con qué y cómo nos sentimos bien, para poder así encontrar nuestra verdadera labor."

Estudió medicina en su ciudad natal. En 1842 debido a la quiebra de la empresa de impresión de su padre, se trasladó a París ganándose la vida como periodista y caricaturista.

Por consejo de un amigo compró una cámara fotográfica que utilizó para recoger los retratos que habrían de servir de base de las caricaturas de su obra Panthéon Nadar, 1853, donde aparecieron grandes personajes de la política y la cultura del momento pertenecientes a su círculo de amistades, tales como Charles Baudelaire.

Nunca se planteó el retrato fotográfico como una actividad con la que ganar dinero, pues mantenía unas ideas estéticas sobre cómo realizar los retratos que le alejaban de los criterios más comerciales, pero que por el contrario lo elevaban al rango artístico. En todo momento se negó a colorear los retratos, así como a practicar cualquier tipo de retoque. También renunció a la utilización de elementos de atrezzo. Nadar únicamente se sirve de la luz (modo de iluminar al modelo) y del gesto (mirada y actitud de los modelos favorecida por la relajación de los amigos fotografiados), como elementos principales de la fotografía.

Conoció a los grandes hombres de su época, que posaron gustosamente en su estudio: Julio Verne, Víctor Hugo, Delacroix, Edouard Manet, Sarah Bernhardt, entre otros.
Nadar demostró, mejor que cualquier otro fotógrafo de su época, que la fotografía es algo muy distinto al simple producto de una técnica.

A Nadar se deben las primeras fotografías aéreas de la historia en el año 1856 realizadas con una cámara fotográfica desde un globo aerostático. Esta innovación tuvo un gran interés militar. En los años 1870 fue nombrado comandante de una compañía de globos aerostáticos para tomar fotografías de las posiciones de los prusianos que cercaban el París de la Comuna.

También fue el primer fotógrafo en realizar fotografías con luz artificial consiguiendo captar imágenes de las catacumbas de París.

A su muerte dejó más de 450.000 placas de cristal que obran en poder de su hija.

Podemos encontrar más información de su obra en la red en:

 

Etiquetas de Technorati:

1 comentario:

Tony Alonzo dijo...

Las fotografías, aún siendo retratos de personalidades, de alguna manera reviven épocas remotas que alguna vez conformaron el mundo que debemos hoy a ellas. Es increíble cómo se inmortalizan eventos, actos, situaciones y tantas cosas con el simple acto de una fotografía; y es, gracias a ella y por ella, que conocemos cosas que nunca sabríamos si no existiese. ¡Excelente Nadar, excelente!

Publicar un comentario en la entrada