Yushi Li es una artista china (nacida en 1991 en Hunan, vive en Londres) cuyo trabajo aborda la cuestión de la mirada sobre género, deseo y sexualidad, y culmina en la investigación de la representación masculina como un sujeto erótico a la luz de las redes sociales digitales.

© Yushi Li

© Yushi Li

Soy una mujer china que hace fotografías de hombres occidentales desnudos en el Reino Unido.

Biografía

Yushi Li estudió Conservación de suelos y aguas y lucha contra la desertificación en la Universidad Forestal de Beijing,  posteriormente realizó un master en Ingeniería de Sistemas Ambientales en el University College London para, a partir de 2016, estudiar Bellas Artes y Fotografía en el Royal College of Art en Londres, donde actualmente está haciendo un doctorado en Artes y Humanidades.

Li está fascinada por las representaciones históricas del cuerpo femenino erotizado y dibuja comparaciones y disparidades entre la mirada masculina y la femenina, cambiando los roles al retratar a sus sujetos masculinos de una manera semejante a la que las mujeres han sido retratadas siempre.

Utilizó Tinder para salir y le fascinó cómo las personas se exhiben y se comunican entre sí en esta instantánea y extrañamente intrusiva plataforma en línea. Descubrió los diferentes usos entre usuarios masculinos y femeninos, y pensó que podría ser interesante usar Tinder como herramienta para encontrar hombres para sus fotografías de desnudo  inspiradas en imágenes pornográficas de mujeres comiendo en cocinas. Este trabajo dio lugar a su serie My Tinder Boys.

En su proyecto Your Reservation Is Confirmed, alquiló una casa «ideal» a través de Airbnb, y reservó al hombre «ideal» a través de Internet para construir sus imágenes «ideales», explorando la mercantilización de nuestro deseo y cuestionando la distinción entre representaciones y sujetos individuales en una era de rápido cambio social.  Li se incluye a sí misma en las imágenes, vestida junto a sus sujetos desnudos, obligando al espectador a cuestionar la desigualdad de los roles y estereotipos impuestos a hombres y mujeres.

Sus modelos se dedican a tareas domésticas, como cocinar y regar las plantas, dentro del papel femenino tradicional y realizan silenciosamente estas tareas, desnudos, tristes y pensativos y lejos de las representaciones sexualizadas y escenificadas de mujeres a las que estamos acostumbrados a ver. A veces, sin embargo, evoca el sexo y el deseo más directamente en su trabajo, como en The Dream of the Fisherwoman donde recrea la pintura erótica The Dream of the Fisherman’s Wife de 1814 del artista japonés Katsushika Hokusai.

Ha obtenido diversos galardones como Parallel 3rd Cycle, una de las RPS Hundred Heroines, y ha sido finalista en Human Rights Photography Prize, Discovery Awards 2018, New Photography Prize 2018, Bloomberg New Contemporaries 2018.

Referencias