Sameer Makarius fue un pintor, diseñador, decorador y fotógrafo argentino de origen egipcio (nacido en El Cairo, Egipto, el 29 de abril de 1924, fallecido en Buenos Aires, Argentina, el 3 de agosto de 2009) que retrató exhaustivamente la ciudad de Buenos Aires, convirtiéndose en su cronista por excelencia.

 

© Sameer Makarius

© Sameer Makarius

Me enamoré de La Boca, amo el lugar, si, así es. Me gusta la parte italiana, allí hay una hermandad y yo soy de La Boca, como mi nieto y la mitad del país.

Biografía

Sameer Fouad Makarius  nació en El Cairo de padre egipcio y madre judeo-alemana. En 1930, cuando tenía seis años, su familia se mudó a Berlín pero, al comenzar la segunda guerra mundial, la familia quiso volver a Egipto, quedando varada en Hungría. Makarius estudió arte en Budapest y se inició en la pintura y la escultura. Fue cofundador del Grupo Húngaro de Arte Concreto y miembro de la Escuela Europea. En 1944 expuso en la Primera exposición de Arte no Figurativo en Budapest. Su pintura era principalmente abstracta pero empezó a dedicar gran parte de su tiempo a la fotografía.

Makarius viajó, vía Suiza y Paris, a la Argentina. Llegó en 1953 con su compañera Eva Reiner y con su cámara Leica colgada al cuello. Enseguida comenzó a sacar fotos que conformarían un archivo de Buenos Aires fabuloso que ya no existe, registrando la vida de la gran ciudad: sus monumentos más conocidos, vendedores ambulantes, partidos de fútbol, familias domingueras, carreras de caballos, parques, el puerto, bares, teatros, agencias de lotería, grúas, detalles de herrajes de puertas, jaulas con canarios, ropa tendida, a decir verdad, todos los temas se fueron sucediendo durante sus visitas a todos los barrios de la ciudad. Pero su lugar preferido fue La Boca, un barrio de clase trabajadora, ubicado en la rivera al sureste de la ciudad.

Al año siguiente fundó el grupo Artistas No Figurativos Argentinos (Anfa) y Fotógrafos contemporáneos (Forum) desde donde promovió la fotografía como arte. Además expuso en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y fue cofundador del grupo Otra Figuración.

Su trayectoria de pintor no figurativo le llevó a experimentar con la fotografía, como en Textos bíblicos, una serie de impresiones fotográficas a partir de negativos pintados y dibujados por él que representan escenas de la Biblia y en las que se ven figuras mayormente abstractas y ciertamente difíciles de identificar. Sus dibujos sobre un soporte transparente le permitían hacer copias y ampliaciones sobre papel fotográfico.

A partir de 1957, realizó una extensa serie de retratos de artistas plásticos, pero no pudo publicarla en forma de libro hasta casi el final de su vida: Retratos y textos de artistas se publicó en 2008. Makarius fue también coleccionista de imágenes antiguas, comisarió exposiciones y publicó ensayos sobre fotografía como Fotografía Argentina desde 1840 hasta 1981, el primer ensayo publicado en su país sobre fotografía.

Colaboró con diarios y revistas. Durante su vida expuso ampliamente en Argentina y también en el exterior: Nueva York, Zúrich, Madrid y Budapest, …. Tras su muerte, dejó un legado de 120.000 negativos y miles de fotografías, así como un considerable número de pinturas, dibujos y collages. La figura humana en todas sus apariencias y estados de ánimo es el tema dominante. Espacio Makarius gestionado por su hijo Karin Makarius incluye también su colección de arte.

Referencias

Libros

  • Buenos Aires y su gente, 1960.
  • Buenos Aires, Mi Ciudad, 1963.
  • Vida Argentina en Fotos (varios), 1981.
  • Fotografía Argentina desde 1840 hasta 1981.
  • Fotógrafos Argentinos del Siglo XX (varios).
  • El Matadero – Makarius, Sameer.
  • Retratos y textos de artistas, 2008.
  • Sameer Makarius: Retrospectiva Artística 1946-2009, 2013.