miércoles, 11 de julio de 2018

Natasha Gudermane

Natasha Gudermane es una fotógrafa letona (nacida en 1980 en Riga, vive en París) cuyas imágenes ilustran pensamientos, sentimientos y observaciones de una mujer joven que intenta encontrar su lugar en este mundo.

Romy © Natasha Gudermane

Romy © Natasha Gudermane

Siendo una extranjera en París y sintiéndome ligeramente desarraigada, traté de acercarme a las cosas y a las personas a mi alrededor estudiándolas y entendiéndolas, es decir, fotografiándolas. Así empecé a hacer retratos de mujeres parisinas, con las que inicialmente me sentía un poco distante y que me parecieron bastante diferentes a mí y también diferentes de lo que había pensado que serían. Mi deseo era explorar qué se esconde detrás de su comportamiento público y cómo son realmente cuando están en su propia intimidad. Me encanta desnudar a la gente frente a mi cámara porque creo que les devuelve a la idea de quiénes son. Al no tener nada tapando sus cuerpos, mis modelos parecen envolverse en sus almas. Es este momento mágico el que estoy tratando de capturar en mi lente.

Biografía

Natasha Gudermane nació y creció en Riga, Letonia. Allí se graduó en la facultad de lenguas modernas y más tarde hizo un master en arte. En ese momento, la fotografía entró en su vida cambiando todo su mundo y llevándole a trasladarse a París, donde vive y trabaja actualmente.

Sus obras son un viaje por el mundo, desde París hasta Nueva York, pasando por Bogotá, sin olvidar Riga, su tierra natal. Artista consumada, Gudermane es reconocida por la crítica fotográfica internacional por su fotografía contemporánea, de moda, bodas y por sus talleres fotográficos.

Durante estos últimos años, ha colaborado con diversas revistas en todo el mundo y ha participado en exposiciones en Riga, San Petersburgo, Ámsterdam, París, Praga, Pekín, Nueva York, Milán y otras ciudades. Teniendo una gran inspiración en la literatura y la poesía, Natasha utiliza la fotografía como lenguaje pictórico, llamando a sus fotos “Cartas a la gente que quiero”.

Para su proyecto más reconocido, Mademoiselles, una serie de retratos íntimos de mujeres jóvenes de París, ha utilizado una cámara analógica Mamiya 6×7. Para este proyecto ha fotografiado a sus amigas, así como a desconocidas encontradas en la calle, en desnudos realizados en sus propias casas, en su propio entorno íntimo. Sus fotos no afirman nada, sino que cuestionan la identidad de una parisina moderna, su forma de vivir, su relación con su cuerpo, su desnudez, su apariencia.

Referencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario