domingo, 5 de noviembre de 2017

Christopher de Béthune

Christopher de Béthune es un fotógrafo belga (nacido en Bruselas, donde vive), autodidacta, conocido por hacer fotos de escenas undergroud y también paisajes lejanos y solitarios, en los que se trasluce tristeza, comodidad y nostalgia. Parte de su trabajo presenta un cierto grado de melancolía y soledad y presentan un componente de irse y viajar.

© Christopher de Béthune

© Christopher de Béthune

Biografía

Christopher de Béthune ha estado trabajando toda su vida en una tienda de tatuajes en el centro de Bruselas. Cuando era adolescente, hacía toneladas de fotos de la escena de la música de rock alternativo, pues muchos de sus amigos más cercanos tenían bandas de música y eso le otorgaba algunos privilegios como estar en el escenario y cosas así. Después de este período, dejó de sacar fotos porque la película y el revelado eran caros y él no tenía trabajo.

Luego trabajó mucho, consiguiendo dinero regularmente y hace unos años se compró una cámara nueva de película porque aún no había aparecido el digital. Ahora sigue trabajando con película. Es amante de las cámaras antiguas y devoto del blanco y negro.

Christopher presenta una primera mirada cruda, brutal, salvaje o sucia, porque la mayoría de los espectadores pueden ver siluetas de mendigos, transeúntes, ancianos o personas sin hogar en las aceras o en el metro, pero es el momento atrapado y no la fotografía en sí, lo que deja esa clase de impresión. Además, el blanco y negro generalmente refuerza el drama y la brutalidad de la imagen, dejando menos información sobre los lugares o el momento en que se tomó.
En su manera de trabajar se compara con un gato que camina discretamente, sin hacer ruido, generalmente cuando vuelve a casa tras su vida nocturna.

Su trabajo está inspirado por la ciudad, sus gentes, las situaciones simples que puedes encontrar a la vuelta de la esquina, la soledad que puedes encontrar en la siguiente esquina, …. Viaja mucho también, y disfruta perdiéndose en un nuevo país lejano sin ningún plan, conociendo nuevos culturas y descubriendo nuevos lugares y también paisajes, como en Outland, resultado de un viaje de tres años por siete países, de sur a norte, norte a sur, pero que bien podría ser una mezcla de infinito y pureza, asombro y amor, una búsqueda interior contagiada por la belleza de un paisaje.

Está obsesionado con los grandes maestros japoneses, como Nakahira, Hosoe, Moriyama, …, también con los fotógrafos de la guerra de Vietnam: Burrows, Huet, Faas, McCullin … Y también por los filmógrafos japoneses como Kurosawa, que le impactaron en su adolescencia. A pesar del tiempo pasado, el haber hecho con 16 años fanzines de películas de Hong Kong en la escuela y de hardcore Punk … hace que le encante este formato en la actualidad:  el formato zine elimina todos los límites de un álbum de fotos, y se puede hacer lo que quiera, ¡sin reglas!

Está representado por la galería Daeppen Gallery de Basilea, Suiza.

Referencias

Libros y fanzines

No hay comentarios:

Publicar un comentario