martes, 31 de octubre de 2017

Serge Romanov

Serge Romanov es un fotógrafo ruso (vive en Moscú) que realiza ambrotipos oníricos, como cuentos de hadas, muchas veces glamurosos.

Simply Maria © Serge Romanov

Simply Maria © Serge Romanov

Biografía

Serge Romanov fue cautivado por la fotografía como una especie de arte, hace ya 25 años. Su primera cámara fueron sus propios ojos. No había cámara ni películas, ni dinero para desarrollar e imprimir películas.

Luego realizó sesiones fotográficas para las prestigiosas revistas como Playboy, XXL, y para empresas como TTY, Vnukovo Airlines, FashionTV, Rive Gauche, FHM, STSTV, MuzTV y otras. Fue reconocido e invitado a varios países para dar clases magistrales y exhibió su trabajo en las galerías de arte más famosas del mundo. Eso lo atrajo hasta que se dio cuenta de lo prescindible que podría ser este tipo de trabajo. Estas fotografías eran interesantes e importantes solo por el corto período de tiempo de su publicación en una revista o en el lanzamiento de una campaña publicitaria, es decir, por una o dos semanas. La mayoría de estos trabajos son aburridos, no varían y en ellos participan equipos multidisciplinares que coartan tu libertad.

La ambrotipia fue un procedimiento fotográfico usado a mediados del siglo XIX, especialmente entre los años 1855 y 1865. La imagen se encuentra en una capa de colodión sobre soporte de vidrio. En realidad es un negativo de colodión húmedo, que parece un positivo. Se obtiene una imagen sub-expuesta deliberadamente que se ve en positivo al situarla sobre un fondo negro. Ambrotipo significa imagen inmortal en griego antiguo.

Romanov se aproximó a esta técnica como una especie de protesta contra la castrante imagen de publicidad. Solo después de un tiempo, se dio cuenta de que el proceso de colodión húmedo tenía una relación indirecta con la fotografía ya que el ambrotipo era en sí un objeto, un artefacto.  Quizás en ese preciso momento entendió que se había convertido en un artista. Se ha convertido en uno de los mejores profesionales en esta área y no le importa no ser popular y solo a veces acepta exhibir sus obras ya que no quiere convertir su arte en mercancía.

Una obra de arte no nace entre escenarios teatrales, sino en el estudio fotográfico donde cada objeto es funcional. No hay objetos innecesarios en su estudio, sólo antiguas cámaras de madera (reparadas, en perfectas condiciones de funcionamiento) y viejos dispositivos ópticos. La creación de ambrotipos para Serge Romanov es un sacramento comparable a un baile de cuentos de hadas. Sin embargo, la gente está ansiosa por los cuentos de hadas. La gente cree en las palabras ingenuas de aquellos que saben que el principal misterio es el amor.

Referencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario