martes, 5 de septiembre de 2017

Yusuke Sakai

Yusuke Sakai es un fotógrafo japonés (nacido en 1984 en Osaka, donde vive) que realiza fotografía de calle en Osaka, en lugares donde mucha gente se reúne. Fotografía en la calle, parques o incluso desde los tejados de los edificios, explorando su ciudad en busca de una línea conductora, un modelo y una reflexión, que se reflejan muchas veces en sus imágenes con elementos geométricos.

© Yusuke Sakai

© Yusuke Sakai

Biografía

Yusuke Sakai es un artista japonés que practicó el arte de la caligrafía durante unos 10 años cuando era niño, lo que seguramente le influye en la importancia de las líneas y en la simetría en sus imágenes. Empezó la fotografía como un pasatiempo en 2010 y se dio a conocer en 2012 participando en una exposición fotográfica sobre el asesoramiento del conocimiento, donde consiguió un premio.

Obseso de la forma y la composición, la geometría no sólo está presente en toda su obra, sino que llega a ser el motivo principal e incluso único en su serie Points of view, un trabajo obsesivo empeñado en integrar a los viandantes dentro de la geometría urbana. Otras series suyas como Salaryman Blues o Lights tienen un planteamiento más conceptual, pero su obsesión por la geometría sigue presente en sus fotografías.

En su trabajo muestra una de las virtudes más subestimadas en la fotografía: la paciencia. Yusuke encuentra una ubicación correcta para fotografiar y espera pacientemente a que cada elemento y persona "armonice" antes de disparar. Con esto consigue una verdadera magia entre espacios y personas.

Para Salaryman Blues, en sus días libres, se ponía un traje y subía al tren. Cuando encontraba un lugar que le gustaba, configuraba su cámara en el trípode y decidía la composición. Después ponía el temporizador y corría a colocarse en la escena, volviendo a la cámara a ver la toma realizada, y repetir el proceso una y otra vez hasta que estuviera a su gusto. Esta serie son autorretratos y también reflejan su dura (y la de muchos) vida como asalariado en Japón. Karōshi, que significa literalmente la muerte por exceso de trabajo, es un problema importante en Japón. Es un problema que afronta principalmente el asalariado, un empleado corporativo que trabaja para la misma empresa desde que abandona la universidad. Se puede esperar que trabajen más de 110 horas a la semana y luego en su tiempo libre deben entretener a los clientes y la red. Al no tener independencia ni autonomía, pueden ser objeto de acoso y explotación por parte de sus directivos, es decir, hasta caer muertos, por ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares o suicidios, la trágica víctima de una cultura destructiva.


Referencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario