jueves, 26 de enero de 2017

Josep Maria de Sagarra i Plana

Josep Maria de Sagarra i Plana fue un fotoperiodista catalán (nacido en Sarrià, Barcelona, en 1885, fallecido en Barcelona el 31 de octubre de 1959) considerado como uno de los fotoperiodistas más representativos de la segunda generación de esta profesión en Cataluña y miembro de la generación pre-leica junto con Brangulí, Pérez de Rozas, Gaspar y Torrents, todos ellos sucesores de los fundadores del fotoperiodismo catalán.

 

© Josep Maria de Sagarra i Plana

© Josep Maria de Sagarra i Plana

 

Biografía

Josep Maria de Sagarra i Plana nació en una acomodada familia catalana. Su padre, hombre enérgico y religioso, quería que fuera sacerdote pero su negativa produjo una rotura familiar que le permitió independizarse y se marchó a París donde trabajó varios años en la casa de fotografía Gomon. Su interés por la fotografía se inició muy joven pues se publicaron fotografías suyas de los hechos de la Semana Trágica en 1909, cuando solo contaba quince años de edad y su primer carné oficial de periodista, que ha sido conservado por la familia, fecha de 1910.

Al regreso a España se estableció por su cuenta especializándose en fotografía de prensa poniendo imágenes a las noticias. Poco a poco se fue convirtiendo en uno de los escritores principales de la crónica gráfica de la sociedad catalana del primer tercio de siglo y publicó en un gran número de revistas como La Il·lustració Catalana, D’Ací i d’Allà, Barcelona Atracción, La Hormiga de Oro, La Actualidad, Barcelona Gráfica, Mercurio, Stadium, La Vanguardia, La Humanitat y el Diari de Barcelona, así como en las publicaciones francesas Le Miroir du Monde y Vu’.

Junto a Brangulí, Pérez de Rozas y Merletti fue uno de los fotógrafos más representativos de la primera generación de fotoperiodistas catalanes. Gran trabajador, desde 1929 y con motivo de la Exposición Universal, formó sociedad con José Gaspar y Pablo Lluís Torrents, su cuñado. Esta alianza hizo que los compañeros les llamaran "Los Tres Reyes Magos" y duró varios años.

Sagarra fue secretario de la Mutua La Alianza, lo que le permitió relacionarse con personajes de la sociedad del momento y especialmente del mundo cultural y político, como por ejemplo el jefe del gobierno Eduardo Dato.

Sin embargo cubrió todas las estancias de Alfonso XIII en Cataluña y fue fotógrafo de la Generalidad, trabajando para los presidentes Macià y Companys. Durante la guerra civil fue el fotógrafo titular de La Vanguardia.

Cuando al finalizar la guerra, sus socios se exiliaron él decidió quedarse, a pesar de las dificultades para volver a trabajar como fotoperiodista, ya que fue depurado, se le negó el carné y no se le readmitió en La Vanguardia, y solo colaboró ​​irregularmente con la agencia EFE y con Hola, haciendo fotografía de fiestas y actos sociales.

Algunas de sus fotografías, expuestas en el Museu Nacional d’art de Catalunya, figuran en los catálogos de las muestras Introducció a la història de la fotografía a Catalunya (2000) y La Guerra Civil espanyola: fotògrafs per a la història (2001). Casi todo su archivo fue destruido en un bombardeo; las fotografías que se salvaron (24.000 negativos y 1.300 positivos) las conservaba su hija Estela Sagarra hasta su paso al Arxiu Nacional de Catalunya. El Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona también posee copias cedidas por él mismo.

 

 

Referencias

 

 

Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario