martes, 22 de noviembre de 2016

Cecilio Paniagua

Cecilio Paniagua fue un director de fotografía, cámara, iluminador cinematográfico y fotógrafo andaluz (nacido en Terque, Almería, el 8 de diciembre de 1911, fallecido en Madrid el 24 de enero de 1979) dotado de una exquisita sensibilidad estética y una gran capacidad para componer imágenes de estudiadísima y severa arquitectura formal, con una composición depurada y moderna, muy en sintonía con la fotografía europea más vanguardista de aquel momento.

 

El vigía, 1935. Fotografía de Cecilio Paniagua

El vigía, 1935. Fotografía de Cecilio Paniagua

La fotografía moderna tiende a hacer notar que en todo hay un valor y que la poesía esta en todo. Que, a cada paso, en cada instante, en cada pequeñez y hasta en un trazo, existe materia de admiración.

 

 

Biografía

Cecilio Paniagua nació en una familia acomodada. Su padre era teniente coronel del Ejército, sus hermanos fueron médicos, abogados y militares. Inició los estudios de Arquitectura, pero pronto los abandonó y se dedicó de pleno a la fotografía con gran disgusto de la familia.

Considerado uno de los principales directores de fotografía del cine español, se dio a conocer como fotógrafo en 1935, a través de la elitista revista Cuatro Estaciones ilustrando un texto de Wenceslao Fernández Flórez. En el segundo número retrató a los jinetes de polo del Club de Campo. Esas fotos se asemejaban a la mejor fotografía internacional del momento, con imágenes que buscaban ángulos verticales y visiones fragmentarias de la realidad.

Debido a la vinculación laboral de su padre con las compañías ferroviarias, tuvo la oportunidad de recorrer y tomar fotos de toda la Península. Trabajó para el Patronato Nacional de Turismo y está considerado uno de los precursores de la fotografía turística en España, junto a Kindel, Català-Roca o Ksado. Destacan sus obras sobre el paisaje de Castilla, sus rincones blancos de puertos andaluces y sus vistas de Madrid.

Con preferencia por la fotografía en blanco y negro, a través de sus imágenes del interior del país dio a conocer la dureza de la vida en el campo. Quizás el rasgo que más le caracterice sea una constante preocupación por trasladar su experiencia y conocimientos fotográficos al cine.

Durante la II República entró en contacto con el cine a través de las Misiones Pedagógicas, participando en la filmación de sus principales actividades, en la realización y difusión de documentales y fotografiando, entre otros lugares, Las Hurdes y el valle de Arán. En las Misiones Pedagógicas conoció a Federico García Lorca, que le pidió su colaboración para La Barraca. A lo largo de dos años, produjo 50 documentales y unas 700 proyecciones ambulantes, destacando sus documentales sobre Juan Ramón Jiménez y Miguel de Unamuno.

Tras la Guerra Civil, trabajó con directores como Rafael Gil, Juan de Orduña, Fernando Fernán Gómez y Luis Lucía. Fue director de fotografía de películas como Amanecer en puerta oscura (1957), Cien rifles (1969), Caza implacable (1971) o Mi hija Hildegart (1977). Su legado cinematográfico se compone de una filmografía formada por cerca de 200 títulos y una larga lista de premios del Sindicato Nacional del Espectáculo y el Círculo de Escritores Cinematográficos.

Casi todo su archivo fotográfico se perdió durante la Guerra Civil. Sus fondos se encuentran en la fototeca de la Biblioteca Nacional en Madrid, y los correspondientes del Patronato de Turismo se encuentran en el Archivo de la Dirección General del Estado en Alcalá de Henares.

 

 

Referencias

 

 

Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada