lunes, 2 de noviembre de 2015

Elisabeth Sunday

Elisabeth Sunday es una fotógrafa estadounidense (nacida en 1958) que encontró a su musa en África: un lugar original, de devastadora belleza, grandes problemas y expresiones inflexibles de la vida, donde ha viajado sola y ha vivido entre diversos pueblos originarios que en medio de un mundo cambiante, se aferran tenazmente a formas tradicionales de vida.

 

© Elisabeth Sunday

© Elisabeth Sunday

 

 

Desde que era una niña, fui fascinada por África.

La fotografía con espejo es mucho más que fotografiar un reflejo: produce una alquimia visual que combina el mundo físico con el del gran misterio ... y capta algún elemento que permanece oculto en la fotografía directa.

 

 

 

Biografía

Elisabeth Sunday ha fotografiado África durante más de 26 años, desde los cazadores-recolectores que habitaban en los bosques vírgenes de la cuenca del Congo, a las tribus nómadas que habitan las vastas extensiones del desierto del Sahara, revelando una interacción de fuerzas invisibles que conectan a estas personas con el mundo de la naturaleza.

Como ejemplo de su trabajo podemos citar su serie sobre los pescadores Akan, fotografiados con su pescado en brazos, expresando su amor por el mar a través de los peces que capturan. También en Etiopía fotografió las tribus pintadas del valle del Omo, los hombres Koro pintados, en su serie Animus, explorando el lado oscuro de la identidad masculina.

Su trabajo fue inspirado por una serie de sueños vívidos y transformadores de imágenes alargadas y ondulantes influenciados por una pintura que su abuelo había hecho de mujeres Mangbetu en el Congo en 1931. Poco después, en 1983, buscando la manera de alargar sus imágenes para adaptarlas al sueño, empezó a fotografiar con un espejo, que continúa utilizando como intérprete visual para las fuerzas invisibles que unen las formas de vida en común.

El espejo es una herramienta creativa, como un pincel o un lápiz, que le permite dibujar una puerta a otro mundo y viajar hacia el interior a un lugar de espíritu, fuerza y ​​belleza; un lugar común para el alma humana.

Sus fotografías son impresas a partir de los negativos en película negativa, las pequeñas, de 30x40 pulgadas en papel fotográfico por ella misma y están viradas al oro, con lo que consigue un azul plateado en los aspectos más destacados y un marrón cálido en las zonas de sombras.


 

 

 

Referencias

 

 

 

Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada