jueves, 12 de diciembre de 2013

Sandra Sue

Sandra Sue es una fotógrafa estadounidense y española (nacida en Middlesex, Inglaterra, en 1960, vive y trabaja en Madrid) que trabaja con técnica mixta digital a partir de sus propias fotografía y que ella denomina como digitografía,

 

 

Wines (El Ojo Pigmentado) © Sandra Sue

Wines (El Ojo Pigmentado) © Sandra Sue

 

 

… decidí que la palabra “digitografía“ podía responder a mis necesidades. Etimológicamente vendría a ser “escritura digital”; yo dibujo, corto, pego, repito, escalo imágenes, tomo pinceles digitales y pinto con colores digitales, pero todo ello, en última instancia se hace mediante la traducción de mis intuiciones visuales al lenguaje de ceros y unos del ordenador. Luego, de hecho, estoy escribiendo digitalmente, no sólo en el sentido numérico sino en el otro: es un trabajo manual. Tiene mucho que ver con el dibujo, con la pintura, con la fotografía y con el collage, pero necesita un término propio. Esta palabra me gusta, no está demasiado usada y puede llegar a vestir este tipo de trabajo artístico sin sonar tan frío como “infografía” ni tan poco eficaz como “fotografía digital”.

 

 

 

Biografía

Sandra Sue era fotógrafa hace años, pero ahora se ha convertido en digitógrafa, término por ella acuñado, porque está su creación no termina cuando dispara la cámara sino que esa es la señal de salida para un proceso que, a solas con su ordenador, terminará cuando la imagen encuentre acomodo y encaje en su personal universo visual. La imagen final no es solo un dibujo, ni una fotografía,  ni un grabado, ni una pintura, es algo diferente y para etiquetarlo la artista ha elegido la palabra digitografía.

“Efectivamente, mi visión de la vida se detiene siempre en el dolor, en el lado oscuro de la vida. ¿Por qué? Supongo que por pagar una deuda de bienestar y de felicidad con una parte de la humanidad.  La parte luminosa de la vida la vivo ya, no puedo olvidarme de que no es lo normal.  Digamos que no olvidar esa parte de la vida es el mínimo acto de justicia que se puede hacer con los habitantes del dolor.  Si no se puede hacer nada rotundo, al menos llorar con ellos.  Todo esto es, sin embargo un razonamiento a posteriori, la verdad es que me atrae el dolor porque soy Sandra Sue." 

Con su serie El Ojo Pigmentado rompe con la imagen de sus trabajos anteriores, y se sumerge en el color de lleno, busca la falta de dramatismo, la dificultad expresiva de una naturaleza muerta que es un paisaje-refugio:

Este trabajo, "El Ojo Pigmentado", fue un paseo introspectivo.  Coincidiendo con un cambio de domicilio que me llevó del ruido al silencio, de la ciudad al pueblo, del caos al contacto redescubierto con la naturaleza, coincidiendo con esto, digo, me volví hacia el color y la forma, para recrear esa actividad que uno encuentra a veces en la naturaleza: discreta, oculta, aparentemente sin objetivo.  Un goterón de materia que resbala por un muro, una hoja que cae, un hilo que se mece en el aire.  Actividades sin hombre.  Actividades sin conciencia.  Muy frecuentemente actividades sin testigos, cuya paciente tenacidad puede provocar desastres o maravillas.  Tal vez, en el fondo, el hombre sea lo mismo,  un  resultado natural de un proceso demasiado grande e inabarcable que no podemos  aprehender.  Me gustaría creerlo.  Me gustaría tener la seguridad de que sus actos tienen la terrible inocencia de la naturaleza.  Uno podría observar la historia como se observa un inmenso valle de agujas calizas formadas por el capricho y la erosión de las lluvias: con asombro ante tanta belleza y con cierto miedo ante lo que el tiempo y el azar pueden conseguir, ajenos a voluntad ninguna. Tal  vez lo que llamamos conciencia, o libertad de acción, se parezca a la patética ilusión  de la hormiga que cree en el sentido histórico de mover con gran esfuerzo una cáscara de pipa.  A veces tengo la sensación de ser observada con la misma ternura y curiosidad  con la que yo observo a esta hormiga.  Todo, entonces, me parece tan poco importante...

 

 

 

Referencias

 

 

 

Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada