viernes, 8 de marzo de 2013

Hannah Maynard

Hannah Maynard fue una fotógrafa canadiense de origen inglés (nacida en Bude, Cornwall, Inglaterra, el 17 de enero de 1834, murió el 15 de mayo de 1918, en Victoria, Canadá) que tuvo carácter, independencia y creatividad incomparables, creando una obra única.
 
 

Hannah Maynard
Hannah Maynard


 

 

Biografía

Hannah Hatherly contrajo matrimonio en 1852 con Richard Maynard, zapatero en invierno y marinero en verano con el cual se trasladó al oeste de Canadá en 1852, estableciéndose en Bowmanville (actual Ontario).
 
Posteriormente se trasladaron a la isla de Vancuver con sus cuatro hijos. Hannah había estudiado fotografía en Ontario, probablemente con R.H. O’Hara y convenció a su marido para que aprendiera también la profesión,y aunque Richard era zapatero de oficio, alternó las dos tareas además de buscar oro en el río Fraser, llegando a realizar fotografía de paisaje más de 20 años, y compitiendo con su mujer, aunque no en creatividad.
 
En 1862 se establecieron en Victoria y Hannah abrió el primer estudio fotográfico, Mrs. R. Maynard's Photographic Gallery. Su marido abrió una tienda de zapatos al lado.
 
Hannah y Richard viajaron mucho por el Noroeste del Pacífico hasta Alaska, pero al margen del interés histórico, y la belleza de los paisajes, la fotos de Hannah son excepcionales por otros motivos.
 
Fue una artista también en el laboratorio, y sus fotocomposiciones fueron surrealistas, extravagantes y mágicas. Su obsesión fueron los niños (a causa de la muerte de su adorada hija Lillie, que le llevó a practicar el espiritismo)  y creaba con ellos fotoesculturas (fotografías con aspecto tridimensional), con el cuerpo truncado sobre un pedestal y color marmóreo. Construía también complicados collages con fotos diminutas de niños. Realizaba exposiciones múltiples utilizando a la misma persona (a menudo ella misma) dos veces o más en el mismo espacio, experimentó con espejos, y sus infinitas posibilidades, solucionando con imaginación los problemas que se le presentaban. Su técnica iba mucho mas allá del truco vulgar y divertido, aunque algunas de sus imágenes no estén exentas de ironía. Fue, sin ser consciente de ello, una surrealista a principios de siglo. Este trabajo tan especial también lo comercializaba al mismo tiempo que sus fotos tradicionales. Eran imágenes muy apreciadas por la sorpresa que suscitaban y el hechizo y enigma de su realización.
 
Victoria, era una ciudad subdesarrollada que en 50 años fue evolucionando hasta convertirse en una capital de lujosas residencias y bloques impresionantes de pisos. Hannah desarrolló su arte en los primeros y difíciles tiempos. Retrataba también profesionalmente a gran variedad de clientes, pero su espíritu empresarial, en plena era victoriana (1862) se consideraba inadecuado y hasta escandaloso para una mujer, lo cual le privó de la clientela mas conservadora y remilgada de la ciudad.
 
Estuvo haciendo fotos hasta su jubilación en 1912. Su hija Emma McDonald, a la que Emma había formado, tomó el relevo con 21 años. Su imagen aparece en varias fotocomposiciones de su madre, pero su obra no ha pasado a la historia.
 
Afortunadamente, tras su muerte su archivo fue depositado en los Provincial Archives of Victoria, donde una investigadora, Claire Weissman, se tropezó un buen día con un tesoro en un montón de cajas repletas de originales y copias extraordinarias, al que devolvió a la vida, publicando un libro titulado The Magic Box.




Referencias


 

Libros


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada