miércoles, 1 de agosto de 2012

Ruth Anderson

Ruth Anderson fue una fotógrafa estadounidense (nacida en Nebraska en 1893, fallecida en 1983 en Nueva York)  considerada una de las principales hispanistas norteamericanas del siglo XX. Su obra investigadora y documentalista ofrece un magnífica mirada sobre usos, costumbre y realidad social del primer tercio del siglo XX en Extremadura, con una especial sensibilidad en su obra fotográfica retrata los oficios artesanos, en los que destaca la figura de la mujer en una labor abnegada y silenciosa.

 

 

© Ruth Matilda Anderson

© Ruth Matilda Anderson

 

 

Biografía

Ruth Matilda Anderson recibió su primera formación en fotografía de su padre, Alfred Theodore Anderson, que tenía un estudio en Kearney especializado en paisajes y retratos. Tras un año en la Nebraska State University (Lincoln), se inscribió en el Nebraska State Teacher's College (Kearney), donde se graduó en 1915. A pesar de su título nunca se dedicó a la enseñanza, optando en cambio por volver a inscribirse en la Nebraska State University durante un semestre. Después, se trasladó a la ciudad de Nueva York, donde asistió a la Clarence H. White School for Photography, diplomándose en 1919.

En 1921, dos años después de que Anderson acabara sus estudios, fue contratada por The Hispanic Society of America. Estaba trabajando de decoradora de interiores cuando la secretaria de la Clarence H. White School le dijo que la Hispanic estaba buscando un fotógrafo y que Clarence H. White la había recomendado. Anderson consiguió el trabajo y pasó el resto de su carrera profesional allí. Encontraba que sus retos y oportunidades eran estimulantes, pero sobre todo se sentía entusiasmada por la oportunidad de aprender del fundador de la sociedad, Archer Milton Huntington.

Trabajando bajo su supervisión, puso a punto diligentemente sus técnicas como fotógrafa e investigadora. Durante el primer año, fue fotógrafa del museo, antes de ser nombrada conservadora de fotografía en 1922, cuando se amplió la plantilla.

Después, en 1923, Anderson hizo el primero de los cinco viajes que realizaría a España en los años veinte:

  • 17 de marzo a 3 de julio de 1923 (todo el país);
  • 29 de julio de 1924 a 28 de agosto de 1925 (Galicia y Asturias);
  • 14 de noviembre de 1925 a 31 de mayo de 1926 (Galicia y León);
  • 29 de diciembre de 1927 a 28 de abril de 1928 (Extremadura y Castilla); y
  • 5 de octubre de 1929 a 17 de noviembre de 1930 (Castilla, León y Andalucía).

Parece ser que los primeros viajes fueron con su padre, y los siguientes con su amiga la también fotógrafa de la Hispanic Frances Spalding (provocando curiosos comentarios en la prensa de la época sobre la conveniencia de que dos mujeres tan jóvenes viajasen solas por Galicia) en un automóvil Ford que remodelaron para que pudiera transportar más cómodamente su equipaje y todo su material fotográfico. Ruth Anderson realizó más de 5.000 fotografías, documentando en ellas todos los aspectos de la vida de la sociedad gallega de la época. Incluso pedía permiso para entrar en las casas particulares y fotografiar sus interiores. El proyecto tomó tales proporciones, que la Hispanic Society le ordenó no detenerse más de lo necesario en cada pueblo y acudir a los fotógrafos locales para comprarles postales en lugar de realizar ella misma todas las fotografías.

Cuando Anderson regresó de la última de estas expediciones, su carrera dio un giro una vez más puesto que se centró en el estudio de los trajes típicos españoles y comenzó una productiva carrera, publicando varios libros y artículos sobre el tema. Aunque posteriormente hizo otra larga expedición fotográfica a España (1948-49), ésta sería la última vez que la Hispanic Society financió una campaña de esta índole. Además, las imágenes que hizo en este viaje difieren notablemente de su trabajo en los años veinte ya que se concentró en los trajes regionales en lugar de describir diversas actividades. Por último, en 1954 fue nombrada conservadora de trajes de la Hispanic Society, un cargo que ocupó hasta su jubilación.

Estas expediciones fotográficas marcaron toda su carrera; no sólo le permitieron adquirir una experiencia directa vital, sino que además esas obras le proporcionarían un material primordial para su trabajo. Hoy sus imágenes ocupan un lugar destacado en la colección ya que constituyen documentos vívidos de costumbres y lugares que, en numerosos casos, ya no existen.

 

 

Referencias

 

 

 

Libros

  • Costumes Painted by Sorolla in his Provinces of Spain 1957
  • Gallegan Provinces of Spain: Pontevedra and La Coruña 1939
  • Spanish Costume: Extremadura 1951
  • Fotografías de Galicia 1924-1926 1998
  • Salamanca, 1928-1930. Fotografías de Ruth M. Anderson 2002
  • Images in processio. Testimonies to Spanish faith 2000
  • En tierras de Extremadura: las fotos de Ruth Matilda Anderson para la Hispanic Society 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada