domingo, 22 de agosto de 2010

Grant Hamilton

Grant Hamilton es un cirujano plástico y fotógrafo americano (nacido en 1969, reside en Iowa) especializado en fotografías abstractas en Polaroid.

 

(c) Grant Hamilton

 

Intento encontrar pequeñas composiciones gráficas en los detalles mundanos de la vida de cada día.

Nunca manipulo mis temas. Los muestro como me los encuentro.

Las cámaras fotográficas Polaroid son mágicas. Con ella en mi bolsillo llevo una cámara de medio-formato y una cámara réflex de una sola lente. Nunca necesito baterías porque están en el paquete que me proporciona 10 hojas de película y la energía para obtenerlas. Cuando presiono el botón rojo de mi SX-70 de 30 años, la cámara envía una onda de sonar para medir la distancia al objeto fotografiado. Cuando la onda enviada vuelve a la cámara fotográfica, el autofoco ajusta la lente en una fracción segundo. Una electrónica sofisticada calcula la cantidad de luz necesitada para exponer correctamente la foto y se fijan la apertura de diafragma y la velocidad del obturador. La lente fresnel que había estado dirigiendo la luz al visor gira para descubrir un espejo en su cara interior. Este espejo refleja la luz entrante sobre la película. Una vez que se expone la película, se expulsa del frente de la cámara, y cuando sale, se comprime a través de dos rodillos que pasan los productos químicos de su depósito de almacenaje a la base de la foto. La película Polaroid se compone de hasta 13 capas distintas. Estas capas regulan los productos químicos que crean la fotografía a pleno color con solo tres tintas distintas. Después de que la foto esté fuera de la cámara fotográfica, la imagen que se crea es protegida por una capa temporalmente opaca que previene la sobreexposición. La disolución de ese protector revela lentamente la imagen subyacente. Como el momento que hemos capturado, cada foto Polaroid es única. No hay negativos ni tarjetas de memoria. Cuando llevo mi Polaroid, puedo transformar lo etéreo en lo tangible. Y eso es mágico.

 

Biografía:

  • En la Universidad de Illinois obtuvo una licenciatura de Arte en Diseño Industrial.
  • Luego trabajó de diseñador industrial en Chicago pero se dio cuenta que disfrutaba más como estudiante del diseño que trabajando profesionalmente en él, así que cambió de rumbo trabajando como profesor auxiliar y cirujano plástico en la Universidad de Iowa y en hospitales y clínicas.
  • Siempre había tenido interés en la fotografía, pero fue con el nacimiento de su hija cuando consideró la fotografía como una afición más seria, comenzando su andadura con una Canon 10D SLR digital que le permitió progresar rápidamente.
  • Un poco después, sin embargo, su vena artística gravitó hacia la fotografía Polaroid que encontró en Internet, comprándose una SX-70 Alpha 1, enamorándose del formato cuadrado y de los colores característicos de la película Polaroid, que eran perfectos para los tipos de temas que le interesaban.
  • Le fascinan los minúsculos fragmentos tomados al azar en edificios, vallas, anuncios y de otros artículos que nos rodean en nuestra vida diaria. Su conocimiento del diseño es obvio en cada una de sus fotos; solamente algunos retratos son una excepción a esto.
  • A menudo jugando con una gran cantidad de espacio, capta líneas, curvas, partes de letras, centrándose en los defectos, en la imperfección, en lo inusual dentro de lo corriente y raramente muestra el todo, moviéndose siempre muy cerca del tema o capturando solamente una parte de él, mostrando un detalle fuera de su visión.
  • Tras el anuncio por parte de Polaroid de cesar en la producción de sus películas, Hamilton es uno de los fotógrafos más activos para que no desaparezca este tipo de fotografía. Ha realizado un documental llamado Time Zero, en el que relata el último año de la película Polaroid.

 

Podemos encontrar más información de su obra en la red en:

 

Etiquetas de Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada