domingo, 14 de marzo de 2010

Misha Burlatsky

Misha Burlatsky es un diseñador artístico, director de arte, fotógrafo y poeta ruso (nació en Moscú en 1958 en una familia de cantantes de ópera) del que se puede sacar un gran rendimiento visual a través de su fotografía digital y de la fotografía química con sus ambrotipos.

 

(c) Misha Burlatsky

Biografía:

  • Ha sido diseñador artístico en un grupo de rock, haciendo los decorados, las luces, el vestuario, la publicidad …
  • Ha sido director de arte en revistas de Moscú así como de un pequeño estudio de vídeo en Nizhni Novgorod, en la región del Volga.
  • Ha trabajado a menudo con otros fotógrafos como director de arte y guionista, pero a partir del 2005 comienza una vida fotográfica personal.
  • Ahora trabaja en un pequeño estudio casero en Izmailovo, Moscow y utiliza una cámara Nikon D200 y una Hensel 500.
  • Misha Burlatsky adopta este nombre artístico en clara referencia al estilo Burlesque (forma de poesía cómica del Renacimiento) y es un claro referente en toda su obra fotográfica.
  • Su estilo tiene un claro referente en Jan Saudek. Sus imágenes están cargadas de humor negro y algo sarcástico en muchos casos, y con una gran carga teatral en la mayoría de ellas.
  • En 2009 empieza a trabajar con el Proceso Ambrotype, que es uno de los primeros procesos fotográficos y apareció en una época en la que todavía se estaba experimentando con diferentes formas de obtener y fijar la imagen. El ambrotipo se basa en el mismo principio del colodión húmedo, en el que una placa de vidrio se emulsionaba con colodión y sales de plata y mientras aún estaba húmeda se fotografiaba y se revelaba inmediatamente. La idea era crear un negativo subexpuesto o una imagen muy débil a la que luego se le oscurecía el fondo, ya fuera pintando el vidrio de negro o colocándoles tela o cartón, lo que permitía ver la imagen en positivo de una forma similar a los daguerrotipos. Tenía la ventaja sobre el proceso regular del colodión de que las exposiciones eran más cortas, lo cual era una gran ventaja a la hora de hacer retratos, pero su gran desventaja frente a este proceso, era que las imágenes eran únicas y no se podían reproducir. Los ambrotipos se han conservado en perfectas condiciones y han soportado muy bien el paso del tiempo. Ellos al igual que los daguerrotipos, se presentaban en lujosos estuches de cuero, madera o metal.

 

Podemos encontrar más información de su obra en la red en:

 

Etiquetas de Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada