jueves, 31 de diciembre de 2009

Héctor Santos-Díez

Héctor Fernández Santos-Díez es un fotógrafo gallego (nacido en 1973 en Madrid y que vive en A Coruña) especializado en la fotografía profesional de arquitectura.

(c) Santos-Díez


“Mi acercamiento a la arquitectura y a la fotografía tiene un origen común, que es mi padre. Él es arquitecto y en casa tenía montado un pequeño laboratorio de fotografía en blanco y negro, en el que me enseñó lo básico, tanto del revelado como del manejo de la cámara. A partir de ahí empecé a leerme todo cuanto libro o revista de fotografía caía en mis manos y a intentar probar todas las técnicas que allí aparecían.

El siguiente paso fue apuntarme a algún curso de fotografía, y así entré en el colectivo Ollo de Vidro en 1994. Aprendí mucho, hablando con otros fotógrafos y con el tiempo terminé impartiendo cursos de iniciación y de composición, lo que me obligó a analizar mis fotos para poder explicar a los alumnos por qué hacía las cosas como las hacía. Creo que este proceso analítico y de documentación ha marcado mi fotografía. Cuido mucho la composición y le doy mucha importancia a la línea.

Yo trabajo de manera lenta, con un equipo lento, tomando cierto tiempo para cada foto e intentando hacer las fotos necesarias, pensándolas en el lugar, y no llegando al ordenador con un montón de fotos de las que seleccionar la mitad.

Intento cuidar la luz, acertar en el punto de vista, en su altura, mimar la composición y mantener la concentración. No se trata de pasear por un edificio haciendo fotos como un reportero que busca encontrarse con el momento decisivo. Creo que las fotos hay que construirlas, anticiparlas, preverlas. He de pensar qué debo contar de ese edificio y encontrar la mejor manera visual para hacerlo. Y ello, como digo, requiere concentración.

Un reportaje  de arquitectura habitualmente dura un día o día y medio (depende del tipo y tamaño de la obra). Durante ese tiempo pasas por momento en que las imágenes son más trabajadas, incluso sufridas, si notas que podrías hacerlo mejor, o si no estás consiguiendo lo que buscas. Pero en otros momentos todo sale de manera fluida, las fotos buenas se suceden, la luz es la adecuada, las composiciones salen de manera casi intuitiva… y son períodos en los que el trabajo deja de ser "trabajo".

La fotografía profesional de arquitectura se basa en la necesidad de documentar un proyecto, pero ese aspecto documental no significa que sea objetiva (no existe la fotografía objetiva). Cada fotógrafo da su visión (fotográfica, no su punto de vista), consciente o inconsciente de lo que es la idea de ese proyecto (el punto de vista del arquitecto). Se busca plasmar más la idea de proyecto que el resultado en si, pues éste es cambiante.

El cuerpo de trabajo de este tipo de fotografía es el reportaje, pero de vez en cuando algunas de estas imágenes trascienden ese ámbito y tienen un valor añadido. Por su plasticidad, por su iconicidad, por el momento,... por lo que sea en cada caso.”

 

Su obra se puede ver en revistas como Diseño Interior, AV, Proyecto Contract, Pasajes Diseño, Metalocus, Detail, Arquitectura COAM, El País Semanal, Bauwelt, Interior Design, Deutche BauZeitschrift y en editoriales como Loft Publications o Pencil.

 

Podemos encontrar más información de su obra en la red en:

Y un video sobre él de la televisión gallega:

 

Etiquetas de Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada