miércoles, 7 de octubre de 2009

Frieke Janssens

Frieke Janssens es una fotógrafa belga (nacida en 1980 en Brujas) y que trabaja desde 2003 en la fotografía como freelance, principalmente a la publicidad. Es un artista del retoque y sus muchas de sus  fotos son muy graciosas, con mucho humor.

 

© Frieke Janssens

© Frieke Janssens

 

 

Soy una gran fan del surrealismo. Lo que realmente hago es mostrar a la gente imágenes que nunca hubieran imaginado, pero necesito hacerlo de tal forma que la gente siempre pueda entenderlas perfectamente.Tengo que usar Photoshop todos los días para ser lo suficientemente buena y poder ejecutar adecuadamente las ideas que tengo.

Si hubiera fotografiado adultos, la gente prestaría atención a la personalidad y no se hubiese preguntado sobre el fumar.

 

 

Biografía

A los 15 años tomó sus primeras lecciones de fotografía. En ese momento decidió que ahí estaría su futuro y siguió, hasta ahora, disparando con su cámara. Muy joven se trasladó a Bruselas a estudiar y mientras estudiaba Fotografía en el Saint-Lukas Brussels University College of Art and Design, comenzó a interesarse por la sociología, por los diferentes estilos de vida y por la influencia de la representación de estereotipos en las facetas de la vida.

Después de graduarse trabajó en publicidad para campañas de multinacionales como Renault o Nestlé. Inspirada por la pintura y los cómics, sus fotografías denotan un cuidado exquisito de los detalles y un humor delicado con toques de surrealismo.

Su serie Smoking Kids se inspiró en un conocido vídeo de un niño indonesio de dos años que fuma dos paquetes de cigarrillos al día. El vídeo le hizo plantearse las diferencias culturales entre Oriente y Occidente y el hecho de que fumar sea una actividad reservada únicamente para adultos. Frieke quería aislar el acto de fumar en sí mismo a través del efecto surreal que causa en el espectador la visión de un niño fumando. Casualmente, la primera vez que expuso la serie el gobierno belga aprobó una ley que prohibía fumar en bares, con la consiguiente sensación de libertad restringida y la idea de que los adultos recibían un trato infantil. Para no crear controversia, Frieke utilizó cigarrillos falsos en el estudio. Así, tiza o tiras de queso hacían de cigarrillos, mientras que el humo provenía de velas o incienso.

 

 

Referencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada