domingo, 8 de febrero de 2009

Misha Gordin

Misha Gordin nació en 1946, un año después del fin de la Segunda Guerra Mundial. Sus padres sobrevivieron a las penurias de la evacuación y regresaron a Riga, en ese entonces bajo la ocupación soviética. Creció entre la población de habla rusa de Letonia, y ésta cultura se convirtió en sus raíces.

 

 © Misha Gordin

© Misha Gordin

 

 

Biografía

Misha Gordin estudió ingeniero aeronáutico aunque nunca trabajó en ello, en su lugar trabajó como diseñador de efectos especiales de los Riga Motion Studios. En ese momento el realismo social era la cultura oficial del país, y era muy difícil acceder a información sobre arte moderno occidental.

Comenzó a tomar fotografías a los diecinueve, sobre todo retratos e imágenes documentales, pero pronto los resultados dejaron de satisfacerle y siguió buscando una expresión a sus sentimientos y pensamientos a través de la fotografía.

Un día decidió que iba a fotografiar conceptos y en 1972 creó su fotografía más importante, Conffesion. De inmediato reconoció las posibilidades potenciales de un acercamiento conceptual y esa idea se convirtió desde entonces en la columna vertebral de toda su producción.

En 1974, luego de años de descontento con las autoridades comunistas, se fue a los Estados Unidos.

Veamos lo que dice él mismo sobre su idea fundamental de la fotografía:

Convencional versus Conceptual

¿Apunto mi cámara exteriormente hacia el mundo que existe o hacia mi alma? ¿Saco fotos de la realidad tangible o creo mi propio mundo, tan real como inexistente? Los resultados entre estos dos modos enfrentados son notablemente diferentes y, en mi opinión, la fotografía conceptual resulta una forma superior de expresión artística, que la instala al nivel de la pintura, la poesía, la música y la escultura. Utiliza el talento especial que posee una visión intuitiva. Al traducir los conceptos personales al lenguaje fotográfico, se reflejan posibles respuestas a las mayores incertidumbres de la humanidad: el nacimiento, la muerte, la vida. Crear una idea y convertirla a la realidad es el proceso esencial de la fotografía conceptual.

El enfoque convencional de hoy en día, salvo pocas excepciones, domina completamente el arte fotográfico. Pero la introducción de la fotografía digital puede cambiar este desequilibrio. La facilidad para producir realidades alteradas, traerá una nueva ola de artistas, quienes usarán esto para expresar sus particulares universos de visiones, con todos sus significados, símbolos y misterios. ¿En un mundo de avanzadas tecnologías se podrá creer aún en la veracidad de la fotografía? ¿Importa esto? Para mí importa. En todos estos años creando imágenes conceptuales, he intentado hacerlas lo más realistas posibles. Mis habilidades técnicas han mejorado, permitiéndome ensanchar horizontes para mis ideas.

Pero esta no es la parte más importante del proceso. Un concepto pobre, aunque perfectamente ejecutado, crea una fotografía pobre. Por eso, el ingrediente más importante de una imagen poderosa es el concepto. Talento para crear un concepto y habilidad para desarrollarlo, esta es la combinación para una fotografía conceptual contundente.

No es nueva la idea de manipular imágenes fotográficas. De hecho, en cierto grado, toda imagen se manipula. El verdadero poder de la fotografía surge cuando la realidad alterada se presenta como existente, y se da por supuesta. Una imagen evidentemente manipulada acaba siendo un engaño que muestra la carencia de comprensión del particular poder que posee la fotografía: grabar fehacientemente en nuestro subconsciente que lo capturado por la cámara ha existido. En el mejor ejemplo de la imagen manipulada con éxito, nunca surgiría la pregunta "¿Es esto real?"

Desde el comienzo, esta manipulación me advirtió cuan similares son la técnica digital y la analógica. Ambas tienen sus ventajas y desventajas. Hasta el momento no encuentro razón para pasarme a la digital. Todavía prefiero la incomparable calidad de la copia original y el laborioso proceso de archivado. Sin embargo, creo que es una cuestión de tiempo para que la tecnología digital remplace a la analógica, y un acercamiento conceptual reciba su merecido lugar dentro del arte de la fotografía. También quiero creer que, dentro de muchos años, los artistas continuarán desarrollando el lenguaje fotográfico, comprendiendo y preservando su singular poder.

 

 

Referencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada